Chuchi Maestegui (I): “Hay que buscar siempre lo bonito para el participante, el público y los negocios”

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

    soplao-chuchi-2015-manuelcelis

    Quedan apenas nueve días para que Cabezón de la Sal y la comarca vuelvan a vibrar con Los 10.000 del Soplao, su prueba más emblemática, esa en la que la mayoría de la población se vuelca y en deportecabezon.com no vamos a ser menos y vamos a tratar de ofrecer la mejor cobertura informativa posible, para que no te pierdas detalle, antes, durante y después de la prueba. Sólo una persona podía inaugurar este despliegue, la cabeza visible de Los 10.000 del Soplao, Chuchi Maestegui, con el que compartimos una larga charla que publicaremos en tres entregas, desgranando detalles de la prueba en esta sección, patrocinada por Manuel Celis Materiales de Construcción, en la Venta Ontoria que hemos bautizado como “El Soplao por dentro” y en el que sus responsables organizativos nos van contando distintos detalles del funcionamiento de la prueba y de la labor que desarrollan para que todos los participantes se lleven el mejor sabor de boca de la carrera.

    ¿A diez días de la décima edición de Los Diez Mil del Soplao está todo preparado ya?
    Como todos los años. Quedan pocos días, queda poco que hacer, pero queda mucho todavía. Seguimos más o menos la rutina y la marcha.

    ¿La prueba ha ido creciendo a la vez en participantes y en volumen de trabajo y a nivel organizativo?
    Al final la prueba te va exigiendo y te va haciendo ir cambiando cosas. Ahora estamos en un punto en que cada persona se ocupa de una parte determinada, pero la prueba te va marcando el ritmo un poco, y sí es verdad que puede parecer que después de diez años es más fácil, pero no sé qué pasa que no es verdad. Porque al final siempre tienes modificaciones, siempre tienes cambios, quieres hacer alguna cosa más y todo eso se traduce en trabajo. Lo que parecería que después de hacerlo tantos años se convierte en una rutina, pero la rutina no se cumple nunca.

    ¿Para vosotros la gran novedad este año es la variación del recorrido en la Ultramaratón?
    El recorrido de la ultra nos ha llevado mucho tiempo. A mí me ha llevado mucho tiempo y a Dany le ha llevado muchísimo más tiempo. Hemos estado por ahí muchos fines de semana, dándolo vueltas, viéndolo, teníamos la nieve ahí arriba y no éramos capaces de buscar por dónde llevar la ruta, porque no podíamos subir a verlo. Hemos subido cuatro o cinco veces, nos hemos quedado atascados con el coche dos o tres y eso sí que nos ha dado mucho trabajo, a mí y a Dany también. Después ese trabajo que nos da a nosotros se traduce en más trabajo para quien lleva la seguridad, como es Juan o más trabajo para Carmelo, que es un poco el que se encarga de la ultra. Nosotros lo empezamos, nos lo curramos, estamos ahí mucho tiempo y luego todo ese trabajo se traduce en trabajo para los demás. Pero sí que es la noverdad más importante de este año, es cierto.

    ¿Qué se ha cambiado fundamentalmente?
    Hemos cambiado el recorrido, es más técnico, mucho más bonito. Eso nos ha implicado darle muchas vueltas, para ver por donde lo llevábamos. Nos modifica un poco los horarios, no queremos cambiar ningún horario de ninguna prueba, pero esto nos hace que el Soplaoman sea un poco más dura su parte de correr, sin embargo para la ultra es algo más corto, lo van a hacer en menos tiempo. Lo ideal sería la salida darla una hora más tarde, pero tampoco podemos hacer eso, porque se hace demasiado tarde para la gente que va a Ruente, entonces eso nos ha llevado a darle muchas vueltas. Esperamos que nadie tarde menos de diez horas, con lo cual el primero de la ultra va a estar aquí sobre las nueve de la mañana, demasiado apretado respecto a la salida, pero vamos a ver qué pasa este año.

    ¿También estais pendientes en una prueba de esta magnitud del público que irá a un punto como por ejemplo Ruente por la noche? Parecen matices que podrían escapar a la organización.
    Ten en cuenta que cuando cambias una cosa cambias muchas y lo más fácil es cambiar una cosa que te afecta a ti y no hacerte caso de las demás, pero entonces no estás haciendo que la prueba… Hay que buscar siempre..(piensa unos instantes buscando las palabras adecuadas)…lo bonito para el participante y lo bonito para la gente y el público, y lo bonito lógicamente para la hostelería y los negocios. Si todo eso encima es bueno para la organización, pues perfecto. Lo que no podemos hacer es fijarnos en nosotros y no fijarte en lo demás, porque no es igual. Este año en Ruente creo que va a haber como siempre muchísima gente, pero creo que Correpoco va a estar lleno…por eso decimos que es muy complicado, porque nosotros siempre miramos mucho más allá, no podemos decir, cambiamos esto y ya, porque eso te cambia muchas cosas. Cambia después la planificación de los médicos, la seguridad… es que lo cambia todo y no solo miramos la organización, sino que miramos todo lo que influye, todo lo que la prueba hace que a su alrededor funcione bien. Tienes que mirarlo todo, si no estás equivocado. Para mí el primero de la ultra entra demasiado pronto, vale perfecto, llega pronto, le saludas, le das un abrazo y ya está. Me gustaría que llegara un poco más tarde, porque quizá habría más gente y todo eso hay que mirarlo, al que llega le gusta encontrar gente en la meta. Es una hora buena, pero acaban de salir, la gente empieza a moverse para desplazarse a ver la prueba en otros puntos…ya veremos a ver lo que pasa este año. Pero a nosotros esas cosas nos gusta mirarlas mucho e intentar, dentro de lo posible, que todo lleve un ritmo.

    banner-manuelcelis-

    ¿La Ruta Foramontanos ha sido clave para ese cambio de recorrido en la Ultramaratón?
    La Ruta Foramontanos para nosotros es muy bonita. Nosotros teníamos un problema con la ultra, y era que entrábamos dentro del Parque en horas nocturnas y entiendo que eso a Medio Ambiente, a Montes, no le cuadra. Nos pidieron que a ver cómo podíamos hacer para sacar la ultra de los límites del Parque por la noche. Dijimos “lo ideal es ir bordeando el Parque” y dijimos, “es que tenemos la Ruta Foramontanos”. Si no habríamos tenido la Ruta Foramontanos, igual no habríamos hecho ese recorrido, pero para hacer la Ruta Foramontanos también hicimos el cruce del río, subir a Correpoco…eso no se pensó para el Soplao, se pensó para Foramontanos y es precioso. Dijimos “si es que tenemos ahí una cosa que hemos encontrado con Ruta Foramontanos, vamos a aprovecharla”. Es una forma de dar a conocer esa ruta, que la gente que viene a hacer esa ruta conozca la Ultramaratón del Soplao y de tenerlo todo como lo tenemos, muy controlado. Marcar cuanto menos…lo que está claro es que la Ruta Foramontanos, que no lo hicimos pensando en el Soplao, sí nos ha servido para llevar la ultra por un sitio muy bonito e ir bordeando el Parque, que no entramos hasta el amanecer en Bárcena Mayor, que para nosotros perfecto y para Montes encantados.

    ¿Los Ayuntamientos e instituciones se vuelcan todos con el apoyo a la prueba o hay alguna discrepancia?
    Ahora mismo estamos en un punto digamos… un punto de inflexión. Llevamos diez años y creo que hasta ahora hemos hecho las cosas todo lo mejor que hemos podido. En algo habremos fallado, seguro y en algo fallaremos, pero ahora estamos en un momento en que la Administración…ha pasado desde el principio, pero sobre todo ahora creo que se han dado cuenta de que esto es un motor económico, de que esto es algo distinto y la verdad es que no tenemos ningún problema con nadie. Lógicamente nos exigen, faltaría más, porque esto, por muy mirador del medio ambiente que seas o muy ecologista o muy bueno que seas, si no hay alguien que te vaya diciendo cosas, al final te parece que todo vale. La labor que han hecho con nosotros, a veces, sí es cierto que no ha sido todo lo positiva que querríamos, porque a veces nos han exigido cosas que eran de muy difícil cumplimiento, lo cual nos ha llevado a tener tensiones con la administración, pero también es cierto que si no habría existido eso, igual nosotros habríamos estado más relajados en la recogida o el marcaje…y todo eso nos ha hecho ponernos las pilas. Al final creo que, ahora mismo, estamos en un momento en que creo que lo estamos haciendo bien, que estamos respetando las normas del parque y creo que los recorridos que tiene el Soplao son los recorridos adecuados, porque lo hacemos todo por pista y sendero, es decir que ahora mismo las rutas no tienen ningún problema para convivir con el medio ambiente, sino más bien todo lo contrario, creo que estamos enseñando a la gente a conocer el parque y a respetarle. Al final siempre hablamos de la basura que se genera, diez mil personas tienen que generar basura, está claro, pero en proporción se genera bastante menos de lo que se generaba, porque si cogemos la historia de los participantes y lo que recogemos de basura, cada vez la gente está más concienciada de que hay que respetar y al final eso es bueno.

    Tras las elecciones el día después del Soplao 2015, ha habido cambio de gobiernos a nivel regional y en varios municipios de la comarca. ¿El Soplao está por encima de ello y notan que el apoyo siempre existe o los cambios lo han dificultado?
    La gente de fuera puede pensar que el Soplao, con la dimensión que ha cogido, parece como que en los Ayuntamientos o la Administración te tratan bien, entre comillas por ello… Creo que no, porque la relación que tenemos con los Ayuntamientos, el Soplao siempre hemos intentado que no sea una cosa política, es una cosa del pueblo. Al final lo has visto, que estás en Cabezón, nosotros encantados con Esther cuando estaba de alcaldesa, encantados con Isabel que está ahora, encantados con Reino, no hemos tenido nunca ningún problema… En todos los Ayuntamientos de la zona pasa exactamente igual, nosotros vamos a cualquier ayuntamiento con Los 10.000 del Soplao, el tema político es una cosa aparte. Nunca hemos tenido ningún problema, porque la relación personal, que es lo que vale, siempre la hemos tenido buena, cuando estaba el PP y ahora, con el Consejero, con el Director…es una relación perfecta. Como te he dicho antes, ellos nos exigen, porque nos tienen que exigir, nosotros queremos cumplir y creo que hay una relación personal que ya no es la Administración que parece que está detrás de ti, o el Soplao, como es el Soplao parece que puedes hacer lo que quieres. Al final nosotros tenemos que hacer lo que ellos quieran y ellos lo que quieren es que el Soplao funcione, porque quieren que funcione Los 10.000 del Soplao porque saben que es un motor económico. Pero como te digo, aparte de la relación institucional, la relación personal es muy buena y entonces nunca hemos tenido ningún problema y creo que no le vamos a tener nunca.

    ¿Por dimensión y repercusión, es una prueba diferente al resto en Cantabria Los 10.000 del Soplao?
    Lo que tiene es que, si te has fijado, se ven cantidad de furgonetas con bicicletas, hay gente… ahora hemos estado con lo de la ultra y hemos encontrado gente de Valladolid, de Palencia, de Madrid que les preguntas y te dicen “llevamos aquí cuatro días, estamos haciendo la ruta por trozos, la Ultramaratón…” Ya no es solamente el día del Soplao, es todo lo que hay alrededor. Te encuentras a gente en cualquier época del año, entonces por supuesto que es un motor económico no solamente en esta fecha, sino en el resto de las fechas. Esa fecha no sé, pero el año pasado te puedo decir que en una antena de una compañía telefónica, había como sesenta mil personas que habían estado hablando por teléfono a través de esa antena ese viernes y ese sábado. La repercusión económica que tiene en la zona, no tengo ni idea de traducirlo, pero lo que sé es que como mínimo vienen 40 mil personas de fuera de Cantabria, que igual digo muchas, pero digo 30 mil, me da igual, más la gente que viene de Cantabria. Eso para esta zona creo que es un motor económico que supone en la zona millones de euros. Y después el Soplao tiene una cosa, que no me canso de decirlo, nuestros patrocinadores son patrocinadores a nivel nacional, puede ser Coca-Cola o el Banco Santander. Los 10.000 del Soplao a la zona no le pide nada, bueno, sí le pide, le pide que atienda bien a la gente que viene de fuera, que creo que lo harían sin pedirlo nosotros, porque al final son sus negocios, es su vida y la gente de la zona sabemos cómo somos. Solo pedimos eso, que sabemos que ya lo tenemos, pero es una forma de pedir algo. Nosotros en el Soplao nunca hemos pedido una colaboración económica a nadie, entonces creo que eso es una cosa muy importante. Al final lo que hemos conseguido es crear nuestra prueba, vivir de nuestras inscripciones, fomentar el deporte en toda la comarca y nuestros patrocinadores y nuestros recursos los traemos de fuera, con lo cual creo que en eso en el Soplao somos ejemplares, porque si lo ves nuestros patrocinadores no son de aquí.

    ¿Es costoso conseguir llamar la atención de esas grandes empresas?
    Nos pasa un poco como con la Administración, tú haces tu trabajo. Nosotros a nuestros patrocinadores nunca les pedimos, siempre les decimos que vengan y que vean. Y si vienen la primera vez no les decimos, nos tenéis que dar tanto, ellos vienen, lo ven, nos ayudan en lo que pueden y después de que vienen y ven el Soplao, te ayudan en lo que pueden. Primero te ayudan en lo que quieren y luego te ayudan en lo que quieren, porque se dan cuenta de que lo que invierten aquí está bien invertido, porque la prueba tiene, no ya el carácter deportivo, sino que tenemos la ruta adaptada y muchas cosas que a las empresas ahora mismo les interesa, les gusta. Por poner ejemplo, el Banco Santander estaba volcado en la Fórmula 1 y si te fijas ya va disminuyendo, porque son empresas que quieren apostar un poco más por la cosa más cercana y el Soplao lo tiene todo, porque deportivamente es una gran prueba, pero después el nivel social que tiene, la implicación de la gente…y vienen, ven lo que hay aquí y lógicamente te apoyan y eso también nos hace tener que mejorar, hacer más cosas… y eso nos da pie, porque al final todo el mundo te echa las cuentas y valora y habla del Soplao. El Soplao comenzó hace diez años, con mucho esfuerzo, sigue, genera recursos, el Soplao tiene empleados, la gente no lo sabe, pero el Soplao tiene nóminas, es una SL, paga sus impuestos… Es decir que al final ya no somos un Club Deportivo Elemental que organizamos una cosa, hemos pasado a ser una pequeña pequeña (reitera) empresa. Y si hemos conseguido hacer una pequeña empresa con nuestro esfuerzo y sin pedir nada y aparte estamos ayudando al resto del tejido económico de la zona, creo que lo que hemos conseguido ha sido muy importante. Y no es solo eso, es que además tenemos una norma, y es que lo que vamos generando, lo vamos invirtiendo, porque también está claro, que tú haces una prueba o montas un evento y si ganas un dinero y te conformas, sigues ganando ese dinero, te lo gastas todos los años, sigues haciendo lo mismo…y nunca te va a ayudar el Banco Santander, ni Coca-Cola, nunca te van a ayudar porque te vas a quedar. Nosotros recibimos e invertimos y al final creo que será, como te comento, una empresa y será una empresa rentable, para la empresa y rentable para todo el territorio, que es de lo que se trata. Y por ahí van nuestros tiros, porque queremos hacer muchas cosas…tengo un proyecto que si me saliera para el 2017 daría muchísimo más en toda la zona, pero a veces el tiempo no te lo permite. El tiempo y que yo y los que están conmigo, también tenemos unas obligaciones, nuestros trabajos, nuestras cosas. Yo tengo muchas nóminas todos los meses y entonces no tengo todo el tiempo para el Soplao, pero creo que por eso te digo que al final el Soplao es una cosa atípica.

    Foto: Chuchi Maestegui tras la edición de 2015 / deportecabezon.com

    banner-manuelcelis-

     

    Si te ha gustado este artículo, compártelo:

      Deja una respuesta

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *