Desde Sevilla para Soplaoman…y Soplaíto

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

    sevillanos-soplaoman-caipalThe Midnight Predators es el nombre con el que se conoce el equipo que acapara los primeros dorsales en el Soplaoman. Venidos de Sevilla, tres de sus componentes, Manuel Olmo, Miguel Ángel Sánchez y Daniel Gil participarán en la prueba reina de Los 10.000 del Soplao, con la ausencia de última hora de su compañero David Vioque por motivos laborales y con la presencia de Miguel Ruiz Veguilla, que afrontará un reto doble, con natación y maratón que bautizó como El Soplaíto en Café Caipal tomando una caña para reponer fuerzas tras el viaje y que patrocina esta entrevista.

    Miguel Ángel Sánchez Pavón es el culpable de que una excursión desde la capital andaluza haya acabado en Cabezón de la Sal “conocía El Soplao por la bicicleta, pero el año pasado con el Soplaoman por fin cuadré una semana de vacaciones con mi mujer y vinimos, para participar, aunque no pude acabar la carrera por hipotermia y me quedé con la espinita”, recuerda, lo que le motivó a querer volver “porque el pueblo se vuelca, a los participantes nos tienen muy mimados, está todo superbien organizado y el paso por Ruente de noche es brutal”, recuerda el que se ha convertido en el mejor embajador del Soplao en Andalucía con estas palabras que dedica a la prueba. Tampoco tuvo que hacer un gran esfuerzo para convencer a sus compañeros en esta aventura “cuando después de verano dices qué vas a hacer, yo dije que me apuntaría de nuevo al Soplaoman y se picaron solos, porque les conté la prueba, que es diferente a cualquier triatlon y les encantó”. Para esta edición, la principal preocupación de Miguel Ángel se centra en el agua fría del Cantábrico “alguno para adaptarse o ahorrar gas lleva tres meses duchándose con agua fría”, afirma entre risas el sevillano.soplao-sevillanos-soplaoman

    Manuel Olmo es el más experto, con un puñado de Ironman e incluso algún ultraman a sus espaldas “venimos porque Miguel no pudo el año pasado terminar y hemos venido en plan equipo, para que termine su reto. Nosotros lo vamos a ayudar a que acabe”,dice con humor, para añadir que su principal hándicap cree que está “en la bici de montaña, que me da mucho miedo porque claramente se me da peor”. De lo que les contó para convencerles el “veterano”, Manuel se lo toma con humor “ha dicho que es muy bonita, que hay muy buen ambiente, que el pueblo se vuelca y que es llana entera”, expresa despertando la guasa de sus compañeros de equipo, con los que cree que “en natación es difícil que vayamos juntos, en carrera quizá sí, pero en bicicleta soy peor que Miguel y Daniel, así que me quedaré un poco atrás”, espera Manuel Olmo.

     

    Menos experimentado, para su compañero Daniel Gil este “es uno de los mayores retos que he afrontado, porque he hecho cosas duras, vengo de la bici, pero el Soplaoman es de los mayores, porque no soy tan fondista como ellos”, expresa, antes de recalcar el principal temor “la hipotermia por la temperatura del agua”, un factor que no han podido entrenar “porque aunque de temperatura el Atlántico puede estar más o menos igual, nosotros somos gente de climas cálidos y eso se nota, que yo tengo ahora más frío en la calle que tú”, expresa con claridad, antes de plantearse como objetivo “acabar, aunque si acabo lo hago en podium”, dice con mucha sorna, poniéndose más serio para manifestar que lo que le atrae del reto “es trabajar en equipo, porque la prueba o se te puede dar bien o mal, depende de un abanico muy grande de posibilidades”.

    Por último, habla el que ha inventado una prueba, el Soplaíto, Miguel Ruiz Veguilla, que tendrá que patentar con la organización “haré los 10 kms de Natación y el sábado haré 47 kms de Trail en maratón. La bicicleta no va conmigo y yo me incorporé posteriormente al proyecto de ellos, porque a mí me sirve también como preparatorio a otra prueba que vamos a hacer en julio Manuel y yo, que es Los Alpes Suizos, se llama swim-run, corriendo y nadando solo, una modalidad nueva. Se corre con el neopreno y se nada con los botines. Me venía bien como preparatorio por el agua fría, que es nuestro hándicap”. Y es que la natación “si no llega a ser por el frío no me preocuparía, porque es lo que no controlas y puedes quedarte bloqueado”, indica. Es importante para él que “en una prueba dura, terminar lo suficientemente bien en el agua para poder afrontar el maratón, hay que buscar un equilibrio que es difícil”, explica pensando también que “el sábado me dará tiempo a pararme, ampliar contactos…que estos van muy rápido y no dejan conocer a nadie”, lo que motiva muchas bromas del resto de Predators Midnight.

    Los 10000 del Soplao se nutren de historias como la de estos cuatro Predators Midnight, venidos desde Sevilla para vivir una carrera que extiende fronteras y les permite para olvidarse por unos dias del Guadalquivir y desafiar el Cantabrico.

    logo-grupohastaelamanecer



    Si te ha gustado este artículo, compártelo:

      Deja una respuesta

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *