La efectividad final rescata un triunfo merecido para el Textil Escudo

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

    futbol-escudo-velarde-adri-richi-ene17El Textil Escudo consiguió frente al Velarde su segundo triunfo consecutivo (3-0) en el regreso de la competición al Juan Mª Parés Serra de Cabezón de la Sal,  en una fría tarde en la que todo se puso de cara para el equipo local en el tramo final del encuentro.

    Tras una primera parte que los teóricos podrían definir como intensa, pero que los espectadores también podrían describir como difícil de digerir, el marcador registró un empate sin goles al descanso del primer partido del año como local de un Textil Escudo que se mostró robusto y firme en el planteamiento sobre el terreno de juego, evitando que los visitantes le inquietaran.

    De ese primer tiempo, más allá de acercamientos con disparos tímidos o testarazos sin puntería a balón parado, lo que más sobresaltó al espectador fue una ocasión de Pablo Cano que se marchó fuera en el 44, tras un córner cabeceado y que le dejó el balón en el vértice derecho del área pequeña, pero su disparo se fue a la red lateral.

    A los puntos, como si de un combate de boxeo se tratara, el Textil Escudo habría afrontado con ventaja la segunda parte, pero el cómputo de goles permanecía inmaculado, y en la segunda mitad todo parecía encaminado a un empate a cero, porque las llegadas no se veían acompañadas de remate, así que difícil que el marcador se alterara. Sin embargo la entrada de Perujo y Pablo Iglesias en un doble cambio mediado el segundo periodo resultó clave, primero por el mensaje transmitido por el técnico local de ir a por el partido, porque el empate que el Velarde no parecía dar por malo, no servía de mucho a un Textil Escudo que ha comenzado el año con ambición y afán de mejora.

    Como no encontraban el camino del gol de la manera más clásica, elaborando jugadas, había que cambiar el chip, y la efectividad vino de la mano de Adrián Díaz, el capitán y baluarte defensivo, que transformó el penalti cometido sobre Perujo para inaugurar el marcador en el 72. Tras el gol el Velarde buscó el empate con más entusiasmo que acierto, pero nueve minutos después llegó una jugada curiosa, casi cómica, que significó el 2-0, de nuevo obra del capitán cabezonense.

    El colegiado señaló una falta en la línea divisoria de ambos terrenos de juego, en el costado izquierdo, delante de los banquillos y reclamó un balón al banquillo local porque el anterior no estaba. Sin embargo en el córner, a unos veinte metros del lugar donde se debía sacar la falta, el meta visitante vio un balón y abandonó su portería para sacarlo del campo, momento que aprovechó Adrián para botar la falta y anotar el tanto sin oposición.

    Gestos de incredulidad en los visitantes y alegría desbordada en el Textil Escudo, que puso la puntilla en una rápida acción combinativa, con Pablo Iglesias sirviendo un balón en profundidad a Perujo, que cambió de velocidad para internarse en el área y ceder el pase de la muerte a Bruno, que siguió su racha empujando a la red el definitivo 3-0 para solventar un triunfo que no tiene influencia clasificatoria pero que da continuidad a un buen comienzo de año de un Textil Escudo que suma dos triunfos sin encajar goles para seguir acercándose al objetivo de la permanencia.

    TEXTIL ESCUDO: Alberto, Adrián Mier, Dosal, Adrián Díaz, Bordas (Perujo, min. 61), Butra, Bruno, Pablo Cano, Guillermo (Pablo Iglesias, min.61), Edgar y Raúl Rivero (Tito, min. 78).

    VELARDE: Rubén Bustillo, Javi Sainz, Miguel, Rubén Ruiz, Javi Muñoz, Jorge, Temiño (Salas, min. 60), Miguelín, Óscar, Diego y Kakis (Pablo Martín, min. 74).

    GOLES: 1-0 Adrián Díaz, de penalti (min. 72); 2-0 Adrián Díaz (min. 81); 3-0 Bruno (min. 85).

    ÁRBITRO: Julián García García, amonestó a Bordas y Butra por el Textil Escudo y a Rubén Ruiz, Rubén Bustillo y Miguelín por el Velarde.

    Foto: Adrián Díaz, protagonista con dos goles, en la primera mitad / @muroderichi

    Si te ha gustado este artículo, compártelo:

      Deja una respuesta

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *