Los tres mosqueteros rescatan al Textil Escudo ante el Siete Villas

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

    escudo-sietevillas-abr16-

    Tres goles en el arranque de la segunda mitad del tridente ofensivo que forman Perujo, Raúl y Héctor Marcos sirvieron para certificar la victoria del Textil Escudo por 3-1 ante el Siete Villas, que puso en muchas dificultades al equipo de Cabezón de la Sal.

    La primera parte tuvo un claro dominio del equipo visitante, que dispuso de ocasiones claras para irse con amplia ventaja en el marcador, pero el Siete Villas demostró el motivo por el que se encuentran tan abajo pese a la buena imagen mostrada, la ausencia de gol. Su “nueve”, Felipe, dispuso de ocasiones de todos los colores, pero le amargó la tarde Miguel, convertido en el D´Artagnan del Textil Escudo en una primera parte sublime. A los cuatro minutos llegó la primera parada, mostrando sus ansias de triunfo el equipo amarillo frente a un equipo local con dudas y sin claridad en la salida del balón ni contundencia en el despeje.

    Un disparo de Cobo a las nubes y otro balón que se paseó a un metro de la línea de gol llenaron las gradas del Juan Mª Parés de murmullo y cierta desconfianza con los suyos, siendo Pablo Cano el primero en llevar peligro con un cabezazo que se marchó fuera tras un centro de Perujo por la banda derecha. Si las primeras oportunidades llevaron el miedo a la grada, más temor produjo un remate de cabeza de nuevo de Cobo que se encontró con el larguero, aunque ese retumbar del cuero sobre la madera despertó de su letargo al Textil Escudo, que comenzó a confiar en el toque y a combinar en el medio campo para ir equilibrando la balanza.

    Perujo lo intentaba buscando colocación pero Chemi detenía y Dosal realizó una internada al más puro estilo Yekini que culminó con un centro despejado por la zaga, llegando en el minuto 42 un momento que pudo ser clave para el devenir del encuentro. En una contra de Perujo jaleada por un público que sabe de lo qué es capaz, su envío no encontró rematador, teniendo acto seguido un mano a mano Felipe con Miguel que el meta despejó con acierto, repitiéndose el duelo en la última jugada del primer periodo con el portero del Textil Escudo desmoralizando al delantero del Siete Villas al parar su testarazo.

    Desconocemos el mensaje de Pablo Casar en el paso por vestuarios, pero es bonito imaginar que los jugadores empuñaron sus espadas y al grito de “uno para todos y todos para uno”, D´Artagnan Miguel, los mosqueteros Perujo, Raúl y Héctor y el resto de compañeros de armas salieron al césped dispuestos a restañar primero su propio honor y después el de sus aficionados, incrédulos ante la imagen mostrada por un equipo que saben tiene mucho más potencial.

    Sin embargo el primer aviso fue de Jesús, con un disparo desviado, aunque acto seguido la fortuna ayudó al Textil Escudo, con un balón largo que desvió un defensor del Siete Villas ante la salida del portero y se convirtió en un LogoCernegulapulso entre Chemi y Perujo del que salió airoso el delantero cabezonense, con un disparo colocado que supuso el 1-0. Con el gol se desencadenó esa tempestad que felizmente para el público del Textil Escudo genera la velocidad de su número diez, que se adueñó con sus carreras del costado derecho del ataque local y primero centró sin encontrar la cabeza de Sito por milímetros, pero después su pase de la muerte, que en el Juan Mª Parés Serra habrá que bautizar como “pase de Perujo” sirvió a Raúl, que no desperdició la oportunidad para poner el 2-0.

    El equipo estaba enchufado, pero el tercer mosquetero aún no había anotado y eso un depredador del área como Héctor Marcos no lo asume con facilidad, así que en el minuto catorce combinó el de Ucieda con Raúl para demostrar una vez más su compatibilidad y entendimiento, con una devolución perfecta del autor del segundo gol para que Héctor batiera por bajo a Chemi y llegara el 3-0.

    Sin embargo no había dicho su última palabra el Siete Villas, que por medio de Badiola acortó distancias con un gran disparo desde la esquina del área tras acción individual que se coló por la escuadra, manteniendo la inquietud en la grada porque no dejaron de intentarlo los visitantes. También Laguillo dispuso de una buena ocasión, pero se entretuvo al armar su disparo y entre intentos de acortar distancias y seguridad en la zaga del Textil Escudo para desbaratarlas, el partido culminó con un ese 3-1 que concede de forma virtual la salvación a los locales y que mantiene la necesidad para un Siete Villas que si mejora en en estos últimos encuentros la faceta realizadora, debería visitar de nuevo el Juan Mª Parés Serra en la 2016-17 porque eso significará que se mantendrán en la Tercera División.

    TEXTIL ESCUDO: Miguel, Bruno, Dosal, Adrián, Aitor, Guillermo, Sito (Asier, min.80), Pablo Cano (Yekini, min.85), Raúl (Laguillo, min. 65), Perujo y Héctor Marcos.

    SIETE VILLAS: Chemi, Colina, Vicente, Cadaya, Germán, Nazabal, Jesús (Javi, min. 57), Valdés (Badiola, min.57), Felipe, Cobo y Argos.

    GOLES: 1-0 Perujo (min.47); 2-0 Raúl (min. 52); 3-0 Héctor Marcos (min. 59); 3-1 Badiola (min.61).

    ÁRBITRO: Luis Felipe Arias de Juana, amonestó a Sito, Aitor, Dosal y al técnico Pablo Casar, por el Textil Escudo y a Cadaya, Jesús y Germán por el Siete Villas.

    Foto: Intento de remate de Pablo Cano en la primera mitad / Richi para deportecabezon.com

     

     

    Si te ha gustado este artículo, compártelo:

      Deja una respuesta

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *