Luisma y Darío, amigos de colores opuestos bajo palos

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

    futsal-minchon-lacavada-dario-luisma4

    A las 13:00 horas del domingo 6 de marzo, el Matilde de la Torre de Cabezón de la Sal se vestirá de gala con un duelo en la zona alta de la clasificación de la Tercera División de fútbol sala, con equipo revelación, el recién ascendido El Minchón FS Café Concierto El Jardín recibiendo al defensor del título, La Cavada Posada Término y peleando ambos conjuntos por mantener intactas sus opciones de pelear por el título.

    Un partido que se espera lucido entre dos de los mejores equipos del fútbol sala cántabro y que más allá de los tres puntos en juego, se convierte en especial para varios de sus protagonistas. Por ejemplo los dos que ilustran este reportaje, Luisma Gómez y Darío Fernández, dos porteros que en el pasado defendieron los colores rivales y que en esta ocasión tratarán de amargarle la fiesta a su amigo y a los equipos por los que guardan un gran cariño, pero a los que desean derrotar para seguir aspirando a ser campeones.

    Los dos coinciden a la hora de esperar “un partido igualado” y el anfitrión Darío Fernández espera que sea un duelo “en el que tenemos que estar muy completos para ganar, que va a ser tácticamente muy igualado y bastante físico y si llegamos los dos con opciones a los últimos cinco o diez minutos, va a ser vibrante”, y su rival, el cabezonense en terreno hostil, Luisma, puntualiza que “creo que todo se decidirá por pequeños detalles y con el portero jugador que los dos equipos lo hacen y lo defienden bien va a hacer que sea muy bonito de ver y más de jugar”. De El Minchón, Luisma destaca “que tienen una de las mejores porterías de la categoría, creo que es la faceta mejor cubierta y luego es un equipo que sabe sacar los partidos adelante”, mientras que Darío afirma de su ex equipo que “físicamente están mejor que nosotros ahora mismo, porque creo que son el equipo que mejor está en esa faceta de la categoría, tácticamente sabemos que son muy buenos y en el uno contra uno jugadores como Berto o Isra marcan las diferencias”.

    Esa progresión de La Cavada, vigente campeón liguero, ha podido sorprender, porque su inicio liguero no fue bueno y por eso llegaron a estar “a catorce puntos del primero”, recuerda el portero visitante en este duelo “y cuando nos vimos ahí, fue un punto de inflexión, porque veíamos que se nos estaba yendo la liga y nos centramos en ir partido a partido y esperar que fallaran los de arriba para acercarnos y ahí estamos, que creo que otra vez podemos depender futsal-minchon-lacavada-dario-luisma3 de nosotros mismos”, dice Luisma, mientras que Darío reconoce que “hubo un momento en que al verles fallar tanto, sí que pensamos que no podrían tener opciones, pero ahí están y a estas alturas de la temporada hay que tenerlos en cuenta”.

    La competición está teniendo un desarrollo extraordinario, con cinco equipos inmersos en la pelea por el título cuando se va a entrar en la fase decisiva de la competición, algo que el portero corraliego del Minchón califica de “sorprendente si lo comparas con otros años, en los que ha habido un equipo puntero y los demás a remolque, pero si te pones a mirar las plantillas, el nivel que tiene cada equipo, no debería sorprender, porque es un poco más alto que otros años”. No discrepa con él Luisma, que también afirma que “viendo la conformación de los equipos al principio, se sabía que Canalsa por historia y jugadores iba a estar, que Sámano mantiene el bloque y el año pasado quedó segundo y si la liga dura un poco más nos habría echado mano, Cobo se había reforzado muy bien y El Minchón, pese a haber ascendido, viendo cómo había ganado en Autonómica y su pretemporada, se sabía que iba a estar ahí” y también sostiene el meta de La Cavada que “cuantos más equipos haya, más opciones para todos”. Del equipo de su pueblo, de la trayectoria de El Minchón, Luisma confirma que “sabía que con Miguel Pajarín iban a estar muy bien físicamente y creía que podían estar entre los cuatro primeros, pero esperaba que algún equipo se escapara y que a estas alturas ya no estuvieran tan bien, pero me está sorprendiendo gratamente que sigan así”.

    El duelo de ambos equipos en la primera vuelta fue una clara victoria de El Minchón FS Café Concierto El Jardín por 1-4 y es el único enfrentamiento directo con los de arriba que el cuadro de Cabezón de la Sal ha saldado con triunfo, un partido que Luisma se perdió por motivos laborales y del que Darío recuerda que “ellos empezaron con algo de dudas en la primera vuelta y físicamente no estaban como ahora, pero el marcador fue algo engañoso, porque íbamos ganando 1-2 y 1-3 y con el portero jugador se amplió el marcador, pero a nivel de partido no hubo tantas diferencias, y creo que ellos llegaron más pero no las supieron materializar”. Este partido es recordado por el portero del Minchón como “uno de los dos momentos importantes para creernos que podíamos estar arriba, primero fue ganar a Castro justo después de la dura derrota inicial en Sámano, que empezamos a creernos que no éramos tan mal equipo y después ese de La Cavada, porque cuando te ves ganando al campeón en su casa dijimos ¿por qué no vamos a poder competir con los grandes?”.

    A la hora de hablar de La Cavada, Luisma primero puntualiza que “por motivos distintos, no pudimos hacer una buena pretemporada como deseaba el entrenador y hasta diciembre no hemos podido estar al mejor nivel, pero eso nos puede ayudar ahora que los equipos pueden estar viniéndose un poco abajo en el físico y nosotros estar en ascenso”.  Además, el equipo campeón liguero ha tenido que sobreponerse a cuatro bajas, y reconoce Luisma que “notábamos que Kike, que ahora está en el Zierbena de Segunda B era un jugador que hacía mucho grupo y marcaba el camino y esa labor ahora la están haciendo los veteranos”, pero aún así considera que “teníamos un equipazo el año pasado y este también, aunque hemos cambiado el estilo de jugadores”. Desde la distancia de verse fuera del vestuario que compartió tiempo atrás, Darío opina que “a nivel individual, jugador por jugador, tienen mejor plantilla que el año pasado, pero a nivel colectivo, porque los jugadores se conocían más por llevar mucho tiempo jugando juntos, tenían mejor plantilla en 2014-15”.

    Para El Minchón, Darío tiene claro que “este es un partido determinante” en las aspiraciones por el título y prevé un partido en el que los goles “dependerán de la puntería de los dos equipos, porque sobre la pista hay mucha calidad”, algo que comparte también Luisma, que considera clave “por nuestra parte, mantener la portería con pocos goles, que ante los punteros lo hemos conseguido y si conseguimos mantener el nivel defensivo, habrá pocos goles, pero futsal-minchon-lacavada-dario-luisma1tampoco descarto que sea un partido loco” expresa el meta, que también ve como importante el duelo para los intereses ligueros de La Cavada “porque una derrota sería un pinchazo completo ahora que estamos en dinámica ascendente y empezamos a pensar en tener posibilidades por el título”.

    Luisma, que jugó en el último año en Pajarín FS y después en El Minchón en Preferente y en Comillas en Tercera antes de recalar en La Cavada, considera el partido como “muy bonito, porque es jugar contra amigos y ex compañeros en uno de los mejores pabellones que para mí hay en Cantabria, el de Cabezón de la Sal”, componente emotivo en el que incide Darío, que no duda a la hora de considerar a La Cavada como “mi segunda familia deportiva, porque tuve tres años muy buenos allí y eso hace que sea un partido especial con las emociones a flor de piel, aunque en el campo habrá que mantenerlo en segundo plano”.

    A la hora de definir a su amigo y rival, Darío destaca de Luisma “sus reflejos, su buen juego con los pies y su serenidad, que sabe transmitir al equipo en los momentos importnates”, mientras que a la inversa, Luisma de Darío resalta que “es un portero muy completo, que para mí es uno de los mejores de Cantabria en el uno contra uno y en el juego de pies le estoy enseñando”, dice despertando las risas al recordar los entrenamientos que con frecuencia comparten y en los que Luisma destaca que “me da mucha envidia ver entrenar a Darío, porque se deja siempre el cien por cien y a mí me cuesta un poco”.

    Fijándonos en referentes en la élite, Darío afirma haberse fijado siempre en Carlos Barrón, portero de Palma, mientras que Luisma deja de lado a los mediáticos y afirma que “el portero que me marcó y del que más he aprendido viéndole y entrenando con él es Julio, y le debo mucho en el año que compartí con él”. Y cuando les pedimos una comparación, es interesante que dos nombres de dos porteros internacionales salen a relucir, salvando las distancias, con Luisma asemejando a Darío con Paco Sedano, el portero del FC Barcelona, mientras que Darío ve rasgos claros de Jesús Herrero, el de Inter Movistar, en Luisma.

    Ambos coinciden a la hora de señalar lo importante que sería para el fútbol sala regional que Cantabria tuviera ya un referente en categoría nacional, esto es, en Segunda B “porque si llegas a Tercera y no hay más aspiraciones sabe a poco y es como dejar morir este deporte en la región”, indica Darío, mientras que Luisma dice que “Cantabria lo necesita y Cantabria se lo merece” y a la hora de analizar salen un buen puñado de nombres de jugadores cántabros militando en Segunda B y siendo importantes en equipos como Zierbena y Santurtzi, y por eso el portero cabezonense afirma que “hay potencial de jugadores para estar en Segunda B y peleando entre los primeros”, así que los dos que alguno de los equipos, incluidos La Cavada y El Minchón si lograran el título y el ascenso, hagan cuentas y se lancen a este proyecto ilusionante.

    De momento ilusiona pensar en el mediodía en Cabezón de la Sal, en ver a dos amigos enfrentarse a sus ex, pero sin rencor de desamor, sino todo lo contrario, con ganas incluso de reencuentro, y por ello llevan unos días pensando en volver a verse en la pista, en volver a disfrutar ganando en su presente aunque eso haga que sufran los que compartieron con ellos su pasado. Es una historia de amigos que se miden, es una historia de El Minchón FS y La Cavada, es una historia que refleja las mejores que cosas que deja el deporte, la amistad bajo palos de dos rivales que desde la 1 de la tarde se odiarán, pero cuando pasen los cuarenta minutos volverán a desear tomarse un café juntos como el que compartimos para, simplemente, recordar lo vivido y lo disfrutado.

    futsal-minchon-lacavada-dario-luisma2

    Si te ha gustado este artículo, compártelo:

      Deja una respuesta

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *