Manuel López: “En el balonmano en Cabezón hay poca gente pero de mucha calidad”

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

    balonmano-cadete-clausuraescuela-may16

    El pasado fin de semana el balonmano nos deparó una importante alegría, con el triunfo en la despedida liguera para el Alevín y el campeonato de Reocín logrado por el Cadete, pero la pasada semana también fue el momento de que la Escuela Municipal de este deporte tuviera su clausura, con la entrega por parte del Ayuntamiento de Cabezón de la Sal de un obsequio a cada integrante.

    En ese acto de cierre simbólico de temporada para el balonmano, con dos equipos en liza esta campaña, el concejal de Deportes, Vïctor Reinoso, quiso destacar que es un deporte “que se va afianzando en los últimos años, gracias al buen trabajo de Manolo y les animo a seguir trabajando a este nivel para mantener el balonmano en Cabezón y toda la comarca”. Este deporte tiene en esta Escuela Municipal al único exponente de la zona occidental, englobando jugadores de distintos núcleos para disfrutar de un deporte minoritario, que en palabras del edil “es importante que mantenga el número, aunque es complicado que en un núcleo como este haya tantos deportes”.

    También pudimos hablar con Manuel López, entrenador de los dos conjuntos y responsable del buen funcionamiento de este deporte en Cabezón de la Sal, que explica cómo ha ido la temporada para el club Alianza 2008 BM Cabezón de la Sal y qué perspectivas tienen de cara a un futuro.

    ¿Qué balance haces como responsable de la Escuela Municipal de Balonmano?

    Del equipo cadete es complicado hacer un balance porque ha sido un año de lesiones, además de los jugadores básicos, con esguinces de hasta tres meses de baja. Hemos estado haciendo toda la temporada con el equipo justo, con uno o dos cambios y con falta de jugadores muy importantes. Entonces en la primera vuelta eran derrotas continuas y abultadas. En la segunda vuelta hemos empezado a recuperar jugadores, hemos empezado a poder competir y en la Copa Cantabria incluso llegamos a ganar partidos. A equipos que en la primera vuelta perdíamos de 25, en la segunda vuelta ya con el equipo completo les ganábamos. Entonces no me atrevo a hacer un balance, porque ha sido un año de infortunios. S un año de preparación hacia el año que viene, que son cadetes de segundo año y cuando vamos a tener posiblidades de disputar la liga, entonces era un año de preparación pero ni siquiera eso hemos podido hacer.

    En cuanto a los alevines ha pasado un poco lo mismo, porque hemos tenido a varios con lesiones importantes e incluso uno de ellos con una operación que aún está fuera de terrenos de juego. Es un año de aprendizaje, tampoco buscábamos resultados, pero no hemos podido entrenar ni hacer una etapa de aprendizaje tan siquiera.

    ¿A nivel de respuesta de jugadores estás satisfecho con los dos equipos?

    Lo que noto es que cada año hay mayor dificultad a la hora de conseguir jugadores. La prueba es que el baloncesto ya no ha podido hacer equipos. Es muy complicado porque el fútbol arrasa con todo, porque entre Textil Escudo y Santiago Galas tienen seis equipos entre preescolares y 1º y 2º de Primaria. Entonces cuando vamos al colegio a captar a benjamines o alevines, nos encontramos que la mayoría en cada curso hacen fútbol, otros con otros deportes y tienes muy pocos niños para atraer, como mucho cinco o seis por clase.  Es una misión casi imposible y noto que cada año es aún más difícil, por eso tratamos de movernos a Comillas, que tenemos este año un jugador en Cadete y el año pasado teníamos dos en Alevín, en Ibio, en Treceño…buscando allá donde haya.

    ¿El potencial de los chicos es grande?

    Por experiencia de otros años, digo que hay poca gente pero de mucha calidad. Te puedo hablar del balonmano, de los últimos quince años aquí en Cabezón y ha habido jugadores muy muy buenos, es decir, hay pedigrí de balonmano. No me digas el motivo, hay poca gente, pero la gente que hay, de mucha calidad. La pena es eso, que si un año se consiguieran reunir catorce jugadores en un equipo, sería un equipo formidable, un equipo para disputar la liga sin duda. En cadetes hemos estado con doce en plantilla este año, pero uno juega a fútbol, otro no viene… en realidad hemos estado nueve en los partidos y con ellos hemos competido y hecho frente. Y el año pasado en Infantiles lo mismo, nueve todo el año y llegamos a la final de la liga, que perdimos. Eso da a entender que hay mucha calidad dentro de la poca cantidad.

    ¿Qué mensaje lanzas a quien le pueda interesar para la próxima campaña?

    El proyecto sigue, sin duda. El año que viene este equipo cadete ya es cadete de segundo año y continuará, lo mismo que en alevines empezaremos una captación nueva, como hacemos cada año y este año trataremos de abrir un poco más el abanico, para tratar de conseguir entre alevines y benjamines una cantera de 20 o 30 jugadores al menos. Lo vamos a intentar y el llamamiento claro que le hago, que a cualquiera que quiera participar en nuestra escuela la temporada que viene estaremos encantados.

    ¿Sois el único equipo de balonmano de toda la zona occidental?

    Sí, porque el más cercano es Reocín y Torrelavega, aunque venir desde lugares a cuarto de hora o veinte minutos, para los padres traerles dos días más el tercero del partido, es complicado. Hoy en día el problema es que los chicos están saturados de actividades extraescolares, entre particulares, inglés, otras actividades y el deporte, pues están saturados y para los padres es un problema andar todo el rato llevándoles y trayéndoles.

    ¿Qué aporta el balonmano como deporte?

    Creo que es un poco diferente a los demás deportes, el de voleibol dirá lo mismo más o menos. En fútbol se busca la competitividad y el ganar, incluso en niños pequeños y en balonmano este año no hemos tenido opción de ganar, pero nunca he notado la presión de los padres, de que me digan hay que ganar o mejorar. Aquí vienen, traen a los chicos, ven el partido y disfrutan con el balonmano, no hay esa presión añadida que hay en el fútbol. No suele haber mal ambiente en gradas, ni protestas ni encontronazos, quitando casos muy aislados. Es un deporte sano en ese sentido, los niños juegan, se aplaude al equipo tuyo, al equipo contrario y cuando termina no pasa absolutamente nada.

    Foto: el equipo cadete con el responsable Manuel López y el concejal de deportes, Víctor Reinoso, con el regalo del Ayuntamiento / deportecabezon.com

    Si te ha gustado este artículo, compártelo:

      Deja una respuesta

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *