¡Siempre nos quedará el Parés!

Si te ha gustado este artículo, compártelo:

    lo que el viento se llevo

    Como en esa escena de Casablanca, mítica en la historia del cine, el Textil Escudo se ha despedido de su afición por esta temporada 2015-16, con un triunfo ante el Sámano por 4-2 y las buenas sensaciones que ofrece el prólogo en forma de homenaje a los componentes de Benjamín A, Infantil A y Juvenil B que han logrado ascensos y títulos, unido a un partido encarrilado muy pronto, golazos, protagonismo de los canteranos en el césped y emotividad para algún jugador que, probablemente, ha disputado sus últimos minutos en el Juan Mª Parés Serra que fue su casa durante muchos años.

    Un tanto anulado a Perujo por fuera de juego a los dos minutos ejemplifica a la perfección las ganas que tenían los atacantes del Textil Escudo de resolver el encuentro por la vía rápida y darle la última alegría del año a una afición fiel que siempre ha respondido. A los ocho minutos, Raúl y Perujo cambiaron los papeles, con gran control del primero y pase de la muerte al segundo, al que le faltaron milímetros para rematar y en la jugada posterior un defensa despejó a córner. El saque de esquina fue cabeceado a la red por Adrián, abriendo el marcador para que los minutos pasaran sin mucha incertidumbre, menos aún cuando Perujo de falta directa desde el costado izquierdo sorprendió al meta del Sámano con un golazo soberbio.

    Escorado en el costado derecho, en la banda de la grada, esa en la que tanto disfruta, Perujo demostró su velocidad LogoCernegula para romper a la zaga visitante, pero su pase fue cortado por la zaga, estirándose el Sámano poco después con un intento de Jon Ander que se marchó fuera desde la frontal. Miguel también detuvo un intento de su homónimo naranja, pero las ilusiones de remontada se vieron truncadas cuando el portero Asier, que había suplido a Antonio cinco minutos antes, se encontró descolocado de su posición, porque ahí Héctor Marcos aprovechó su desconcierto para desde el centro del campo lanzar una parábola que se convirtió en el 3-0. Se estaba quedando buena tarde para acordarse de  los Periscope y demás, porque en esta era de las comunicaciones, tendremos que volver a la narración y el boca a boca para recordar que los socios del gol en el Textil Escudo tenían el domingo 8 de mayo ganas de fiesta y de lucirse.

    Alguna internada más por esa autopista sin límite de velocidad en banda derecha, sin remate final, para dar carpetazo a la primera parte y dar paso a una segunda mitad en la que tardaron algunos minutos en verse algo que mereciera la pena. Dicen que le nombro mucho, así que omitiré el nombre del protagonista, pero digamos que a los quince minutos, en el costado izquierdo, banda del público, hubo una nueva aparición fugaz aprovechando una buena triangulación para romper a la defensa del Sámano y picar ante la salida del meta, completando su doblete.

    Peru…jolín qué bueno es (no hay que nombrarle tanto, para que no nos le quiten), había puesto el 4-0 y poco después el quinto rondó la meta del Sámano, pero previsor, Sito, decidió reservar sus goles para la próxima temporada y Raúl no llegó por poco tras un envío de Héctor Marcos. El partido estaba visto para sentencia, pero los visitantes quisieron su cuota de protagonismo, que llegó con dos tantos en tres minutos, uno en propia meta de Juanma tras un córner y otro de Alijo por bajo. Si el Sámano soñó con tomar el Juan Mª Parés en una remontada de película, sus ansias de éxito se vieron truncadas con una expulsión por hablar más allá del guión de David, al que fulminó el colegiado con una roja, lo que provocó que esos minutos finales el protagonismo recayera en un joven con ganas de ser actor revelación, David Celis, al que arroparon en la interpretación todos menos el portero Asier, ya que tras un control que se le marchó un poco vio como el meta visitante le dejaba sin estatuilla.

    La complicidad en el reparto se vio entre Bruno y Raúl, pero ninguno de los dos pudo ampliar la renta, tampoco el niño prodigio David con un tiro desde la frontal y el partido concluyó, con una gran ovación del público a sus actores, con un aroma a despedida en el aire. Se encendieron las luces, se despegaron y disimularon los de la fila de los mancos mientras aparecían los títulos de crédito y retumbaba la banda sonora. Queda un partido aún y esperanzas matemáticas de ser novenos y jugar Copa Federación, pero sobre todo huele a descanso, huele a sol y playa, aunque todos tranquilos que pasará el verano y el Juan Mª Parés volverá a ser la alfombra, no roja sino verde, por la que volverán a desfilar la mayoría de esos actores que tanto ilusionan.

    ¡Tocala otra vez, Luis! y tranquilo que ¡Siempre nos quedará el Parés!

    TEXTIL ESCUDO: Miguel, Carlos, Dosal (Yekini, min.52) , Adrián (Aitor, min.74), Laguillo, Juanma, Sito (Bruno, min.75), David, Raúl, Perujo y Héctor Marcos.

    SÁMANO: Antonio (Asier, min.27), Lanki, Igor, Cortés, Albo, David, Alijo, Jon Ander, Miguel, Cristian y Robson.

    GOLES: 1-0 Adrián (min.8); 2-0 Perujo (min.17); 3-0 Héctor Marcos (min.34); 4-0 Perujo (min.60); 4-1 Juanma en propia meta (min.73); 4-2 Alijo (min.76).

    ÁRBITRO: Juan José Leiva Zubillaga, amonestó a Sito y Carlos, del Textil Escudo y a Miguel y Cortés del Sámano, expulsando con roja directa a David en el minuto 78.

    Foto: Siempre nos quedará el Parés / Lucía para deportecabezon.com

    Si te ha gustado este artículo, compártelo:

      Deja una respuesta

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *